Fundación para la Prevención de la Muerte Súbita

 13 de Diciembre de 2017 12:09

Muerte Súbita en PALABRAS No-Médicas

 HOME → INFORMACIÓN GENERAL → GENERALIDADESMS en palabras No-Médicas

 

 

“El Arte es la mentira que nos permite comprender la realidad”

             Pablo Picasso

 

 

Afortunadamente no hay tema ni disciplina que no tenga su metáfora o manifestación artística. Y vaya que estas, suelen ser mucho más efectivas para lograr conceptualizar y motivarnos que los gélidos discursos técnicos y científicos. En nuestro caso médico-científico. Veamos si no es así. 

 

En estas novelas contemporaneas, se narran coincidentemente, el postergado intento de comprender la vida personal de los padres, por parte de los personajes centrales, habiendo sido estos últimos, movilizados por la inmanencia de la muerte. Pero, si nos detenemos en los siguientes fragmentos, podremos notar una sustancial diferencia a nuestro interés. ¿Cuál es?

 
 
LIBROAUSTERUn día hay vida. Por ejemplo, un hombre de excelente salud, ni siquiera viejo, sin ninguna enfermedad previa. Todo como era, como será siempre. Pasa un día otro, ocupándose sólo de sus asuntos y soñando con la vida que le queda por delante. Y entonces, de repente, aparece la muerte. El hombre deja escapar un pequeño suspiro, se desploma en un sillón y muere. Sucede de una forma tan repentina que no hay lugar para la reflexión; la mente no tiene tiempo de encontrar una palabra de consuelo. No nos queda otra cosa, la irreductible certeza de nuestra mortalidad. Podemos aceptar con resignación la muerte que sobreviene después de una larga enfermedad, e incluso la accidental podemos achacarla al destino; pero cuando un hombre muere sin causa aparente, cuando un hombre muere simplemente porque es un hombre, nos acerca tanto a la frontera invisible entre la vida y la muerte que no sabemos de qué lado nos encontramos. Muerte sin previo aviso, o sea, la vida que se detiene. Y puede detenerse en cualquier momento.
librolaenfermedadCuando Mariana ve tres gotas de sangre en el suelo, entiende que ha llegado el momento. Desde hace días, saben que en cualquier instante puede presentarse el 
accidente. No es un accidente, sino el accidente, el que todos ya conocen, el que están esperando. (…). En el pasillo del piso cinco, frente a la habitación 508, Marian y sus hijos esperan en silencio. Adentro, Andrés ya no sabe cuánto tiempo ha permanecido recostado sobre su padre, en una posición incómoda pero cercana.
-¿Qué quieres? ¿Qué puedo hacer por ti?
El viejo Miranda piensa un momento.
-Háblame -pide, difícilmente, como si arrastrara la palabra hasta sus labios-
-Quiero irme así. Oyéndote hablar.
Y cierra de nuevo los ojos.
 
 
Muertes las dos. La diferencia, el contexto en que acontecen. Una, consecuencia de un Paro Cardíaco súbito, denominada por consiguiente, MUERTE SÚBITA. La otra, también por un Paro Cardíaco, pero de esperada ocurrencia, propia de las muertes naturales debidas a enfermedades progresivas. La primera, acaecida en el domicilio, como comúnmente ocurre. La segunda, cada vez más frecuente en la actualidad, internado. Dos entidades clínicas cuya distinción es imprescindible hacer debido a sus específicas connotaciones y abordajes.
 
 
En este caso, el Arte, en su forma de literatura, nos permite comprender la realidad como lo aseveraba Picasso. Arte y Ciencia, sin confrontación, sino más bien, complementándose para acercarnos a la real dimensión humana del Ser, sin la cual, sería imposible comprender verdaderamente los problemas esenciales del hombre, entre los cuales se encuentra, el hecho de enfermar y morir. Pero también, y por sobre todo, el de curar, prevenir, y mitigar, para poder así, disfrutar plena y largamente del bello don de la existencia.
 

                                                                                       

  Dr. Gustavo Ontiveros 

 



 

Programas

testimonios

Testimonios

donar

Haga una Donación

enlaces

Enlaces de Interés

eventos

Eventos de Interés